domingo, 30 de diciembre de 2007

¿Quién es el membrillo que lleva así el coche?

Tras explorar el interior, la ardilla Scrit pudo por fin averiguar quién era el membrillo que conducía tan mal su coche, aunque se quedó un poco sorprendido por el resultado.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

La maldición de la llave de bronce (2)

Ben Celaf aprendió rápido del genio de la lámpara que pedir deseos es una negociación compleja. Cuando empezó diciendo "sólo tengo un deseo: poder pedir infinitos deseos", el genio enseguida replicó: "eso no es posible, hay reglas, ¿sabes?". Y es que en el mundo de los genios, oculto a la vista de los humanos existe un reglamento implícito, que establece unos pocos principios a los que todos los genios están sujetos, pero que por otro lado les deja amplia libertada para intentar engañar a los humanos.

"Nada es infinito ni eterno, pero la indefinición puede prolongarse en el tiempo", le comentó el genio. "Y por supuesto, el máximo de concesiones que estoy dispuesto a hacer a cambio de mi libertad es de tres".

El artesano comprendió en seguida que el primero era un principio de su reglamento, pero el lenguaje del genio le permitió entrever que el número de concesiones podría ser objeto de negociación.

Anabel se puso muy contenta porque había encontrado un mejor comprador para la llave de bronce que los comerciantes del rastro. Cuando el vecino torero le dejó que pusiera el precio, Anabel pensó en un viaje por Europa, y tras la primera sorpresa cuando el torero le dijo "¡Hecho!"; se dio cuenta que debía de ser un objeto valioso. Pero Anabel no se dejó llevar por la codicia, y esa misma tarde habían consumado la transacción.

Al día siguiente, Anabel estaba esperando a Bernardo, con el que tenía que ir a la universidad, para contarle las buenas noticias: ¡Podrían ver París, Londres, Berlín...! Seguro que sería mucho mejor que aquel viaje a Granada, aunque ese tampoco había estado mal... y cuando estaba pensando en esto, ella también se convirtió en una estatua de bronce.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Desafío por agua

Allá por la Edad Media, tenían unas curiosas ideas de la justicia. Un ejemplo curioso era la ordalía o juicio de Dios, en la cual básicamente un acusado demostraba su inocencia consiguiendo que Dios le salvase milagrosamente de una situación en la que normalmente resultaría herido gravemente, como sumergir una mano en agua hirviendo.

También había variaciones mucho más leves, como la famosa prueba en la que había que masticar y tragar un puñado de cerales o arroz (y que tiene remotamente una base científica, ya que la tensión que puede producir la mentira disminuye la secreción de saliva y dificulta masticar... claro que un inocente nervioso también puede sufrir los mismos efectos).

Una tradición más germánica (y por tanto no practicada en España) era el Duelo judicial o "pugna duorum", en el que básicamente se resolvía una disputa mediante un combate o un duelo, bajo el principio de que los dioses ayudarían al que tuviese razón y le haría ganar. Esto realmente se transforma en una vieja ley de la jungla: la ley del más fuerte.

En esta tradición tiene origen la tradición de los duelos como manera de resolver disputas de honor, la más duradera de estas peculiares maneras de justicia, hoy en día ya abolidas... ¿o no?

Sería curioso aplicar esto en la oficina: ¿Tienes una discrepancia con el departamento de enfrente sobre la idoneidad de sus predicciones de mercado o de evolución de la cotización del dólar? Pues rétale a un desafío por el agua.

En nuestra nueva oficina tenemos todos los elementos necesarios para ello: al lado del restaurante hay una tienda cuyo objetivo es ayudarnos para comprar algunas de las cosas más indispensables sin tener que andar un kilómetro hasta el centro comercial más cercano. Como por ejemplo...

barcos de agua teledirigidos. Bueno, pues para resolver la disputa, cada departamento compra uno (ahora están de oferta, sólo 35€ el par) y nombra un campeón (si necesitan motivación, se les puede regalar un DVD de Troya y que se inspiren en la escena inicial para pensar que están salvando a sus compañeros de una muerte innecesaria)

La batalla consiste en una carrera de velocidad en la pista de velocidad alrededor de edificio, aquí se puede ver el lugar del comienzo, con una recta donde se mide la potencia de los motores.

la primera curva es un poco cerrada... bueno en realidad es una esquina. Nótense las cámaras de vigilancia que se pueden usar también en caso de disputas sobre quién es realmente el vencedor.

y la llegada se produce de manera triunfal saltando a este lago del vencedor



martes, 4 de diciembre de 2007

La maldición de la llave de bronce

Esta historia comienza en Granada, donde en el reinado de un rey nazarí, un artesano del metal llamado Ben Celaf examinaba la chatarra que había comprado, para transformarla en una pieza esencial de para los muebles en ese momento: llaves y cerrojos.

Entre la chatarra había una vieja lámpara de bronce. Por supuesto, con un genio dentro. Pero Ben Celaf ya había leído las Mil y una noches, y pensaba que sabía como tratar a los genios. Así que ahí comenzó una batalla de ingenios.

Mucho más tarde, en la última parte del siglo XX, un honorable barrendero madrileño llamado Anastasio Bravo Caballero encontró cuando ejecutaba su duro trabajo una bella llave de bronce, muy elaborada: "Hay que ver lo que tira la gente a la calle", pensó, "por esta llave seguro que me puedo sacar unos durillos en el Rastro, para el regalo de cumpleaños de Anabel". Y se la metió en el bolsillo.

Pero al día siguiente, cuando le tocaba volver a ir a trabajar pensó que la llave le pesaría mucho y la dejó en casa, pensando en llevarla al Rastro el domingo.

Y así, cuando esa mañana estaba trabajando en la plaza de Jacinto Benavente, pensó en el regalo que compraría para su hija Anabel. Y mientras en eso pensaba, se dijo "la verdad, cómo ha crecido... cómo echo de menos cuándo aún era una niña". Y de repente quedó transformado en una estatua de bronce. Y ahí se ha quedado hasta nuestros días, pensando en su hija Anabel.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Los enchufes musicales

Otro estupendo juego para jugar en horas de trabajo: los enchufes musicales. Se toma una típica sala de reuniones, diseñada antes de que se hubiesen inventado los ordenadores portátiles.


Uno de los detalles fundamentales es éste: sólo tres enchufes para una sala de 16 personas... ¿Y quién será el afortunado que los podrá usar?


Pues para eso se inventaron los tonos de los móviles. Pacientemente todos los miembros de la reunión entran en la sala. El presentador tiene privilegio, y él tiene derecho a usar el enchufe del medio.
A continuación pone a sonar uno de sus tonos de móviles favoritos, acid-house preferentemente. Todos los participantes se ponen a dar vueltas alrededor de la mesa mientras suena la música, entre asombrados e hipnotizados por la música. Una vez se acaba la música, hay dos maneras posibles de terminar el juego: la más fácil es que las dos personas que se sienten justo enfrente del presentador tienen derecho a enchufe, la más violenta es que en cuanto se acaba la música, el primero que enchufe gana...
Así los dos vencedores tendrán la opción de tomar notas durante la reunión o si el presentador es muy aburrido, distraerse leyendo su correo jugando al buscaminas, al sudoku...

lunes, 26 de noviembre de 2007

Y los peluches dominaron el mundo

Años después de que su abuelo Bear Parks iniciara la liberación de los peluches contra la discriminación frente a los humanos, su nieto Dog Parks tenía que aguantar el acoso de los paparazzi mientras su chófer recogía a su mujer de la tintorería y meditaba si sería mejor dirigir su siguiente OPA hostil sobre Telefónica o Vodafone...

domingo, 25 de noviembre de 2007

Aviones de papel (2)

Bueno, tras el éxito espectacular del prototipo en papel, este fin de semana he hecho otro a escala natural, ¿a que ha quedado bien?

Espero que no le pase lo mismo que al modelo pequeño (que no volaba porque estaba doblado al revés). Ya sólo me queda encontrar piloto de pruebas.

sábado, 24 de noviembre de 2007

La melancolía circular

En este momento hay en Madrid una exposición temporal dual en la Fundación Caja Madrid y en el Museo Thyssen Bornemisza de obras de Alberto Durero y Lucas Cranach, muy recomendables para los que estén interesados en el tema (a las que fui generosamente invitado ;-).

Cada uno tiene sus limitaciones y las cosas que le llaman la atención. Justo en la primera sala del Thyssen hay un cuadro de Cranach titulado Melancolía. Sin conocer demasiado la teoría detrás del cuadro, me llamaron la atención los niños (¿amorcillos?) jugando con la esfera: dado que la esfera parece de piedra claramente no van a poder moverla, y además sus pies corren claramente peligro, así como los de la melancolía (confío en el instinto de los pájaros).


Sobre todo, ¿qué tiene que ver la melancolía con jugar con esferas? Un poco más adelante, en esa misma sala, el enigma se incrementa: hay una segunda obra titulada Melancolía, esta vez de Durero.

Esta vez, no sólo hay una esfera, hay también múltiples herramientas e incluso un cuadrado mágico en la pared

Dos de las curiosidades de este cuadrado mágico son que está arreglado para que señale el año de creación del cuadro (1514) y que según la Wikipedia es el primer cuadrado mágico en el arte europeo...

Claramente esto requería un poco de investigación (googling, en inglés). Parece ser que el cuadro de Durero representa a la vez dos cosas: un estado anímico (que parece que hoy se identifica con la depresión) y un tipo de persona, los melancólicos, que cuando no están dominados por la melancolía son muy hábiles con las artes y las ciencias (véanse todas las cosas alrededor de la melancolía alrededor del cuadro de Durero).

Siguiendo con la investigación, parece que la teoría de los melancólicos está derivada de teoría de los humores de la antigüedad clásica, de Galeno e Hipócrates. Lo más curioso es que en esa teoría, las personas tienen un carácter de acuerdo con el fluido (humor) humano que les domina (colérico, sanguíneo, flemático y melancólico). Sin embargo, los melancólicos están dominados por la bilis negra (que es lo que significa melancolía en griego -- bilis en latín = coles en griego), un fluido que realmente no existe (a diferencia de los otros tres: bilis, sangre y flema), aventuro que los griegos lo identificaron erróneamente para que les encajara en una teoría más simétrica. Como para fiarse.

Esa teoría de que la melancolía / depresión era causada por la bilis negra no se podía sostener y perdió fuerza pasado el siglo XVII tras los estudios de Thomas Willis, como por ejemplo se puede ver en este cuadro de Joseph-Marie Vien, titulado "La dulce melancolía"


ejecutado ya en el siglo XVIII, donde lo único que podría recordarnos a los anteriores es el libro... pero ya no hay esferas. Esto nos lleva de vuelta a Madrid, porque justo ahora también hay una exposición de elementos decorativos del siglo XVIII que reflejan el "gusto a la griega", es decir las tendencias clásicas, que precisamente termina con un cuadro de Joseph-Marie Vien, que igualmente ha llamado mi atención: la Vendedora de Amorcillos.

Y aunque el tratamiento es totalmente desenfadado, el cuadro podría tener dobles sentidos... ¿o no?

jueves, 22 de noviembre de 2007

Retro (2)

Pocos días después de publicar el vídeo de las cometas, me encuentro en un bar con ésto.

video

La siguiente, un vídeo de mecano con banda sonora de ¿naves espaciales?

martes, 20 de noviembre de 2007

¿El fin de los libros de papel?

La verdad es que esto se sale un poco de la línea habitual, pero mientras estaba comprobando en Amazon si realmente había algunos episodios de Barrio Sésamo que habían sido clasificados para adultos (no es del todo cierto, lo que pasa es que son episodios orientados a que los adultos los recuerden de su juventud... y dan a entender que la educación de la generación actual podría ser mejor que la anterior), me he encontrado con un nuevo producto de Amazon: Kindle.
Ha habido otros lectores de libros hechos de papel electrónico, pero Kindle es el primero que tiene detrás una tienda como Amazon.
La verdad es que la idea de tener todo el contenido de una librería en una mano es atractivo... Aunque todavía no está disponible niguna enciclopedia tradicional tiene incluido el acceso gratis a toda la Wikipedia (aunque creo que no se puede contribuir) y la tienda on-line (via un móvil integrado, nada de WiFi).
Aquí me temo que tardará un tiempo en llegar (¡ni siquiera tenemos Amazon!), pero si llega ¿sería el fin de los libros en papel? Supongo que si tiene éxito, las compañías de móviles y las editoriales, tomarán nota. Esperemos y veamos.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Aviones de papel

Resulta que otras empresas también tienen sus lados desenfadados: Por ejemplo, EADS/CASA, una empresa puntera de aviación europea tiene unos fantásticos diseños de aviones de papel.

Aquí mi interpretación libre...

Aunque claro, aquí no tienen problemas por poner ceniceros en los baños...

sábado, 17 de noviembre de 2007

En un baño de un avión

Por razones obvias, a veces hay que visitar los baños del avión.

Dado que a veces hay tiempo para pensar, una de las dudas que frecuentemente surgen en ellos, es ¿a dónde van a parar los residuos? El hecho de oír el vacío succionar es lo que ha dado origen al mito del "hielo azul": Los residuos se tiran desde el avión al vacío (ese sería el ruido que se oye al pulsar el botón de autodestrucción), desde donde se deberían desintegrar antes de caer a tierra; aunque a veces no lo hacen con fatales consecuencias.

Nada más lejos de la realidad: simplemente para ahorrar agua, los servicios del avión utilizan el vacío para limpiarse, almacenándose los residuos en un tanque herméticamente sellado que sólo se puede abrir desde fuera y en tierra.

Sin embargo, no todo es perfecto en el interior. Una vez encerrado dentro, uno se encuentra una señal prohibitiva que recuerda todas las cosas que no se pueden hacer en un avión y por tanto, tampoco en los baños:

Desafortunadamente el diseñador del cartel se ahorró explicaciones porque no parece que encender un cigarrillo en los baños del avión puedan poner en peligro la seguridad del vuelo, ¿o acaso se puede confundir con un incendio de los motores? Bueno, quizá en el caso de algunos puros podría ser...

Más tarde tras lavarse las manos, se nos recuerda:

Por si acaso a alguien se le ocurría echar ese cigarrillo que no puede encender en la papelera, no vaya a ser que todas las toallitas de papel vayan a arder. Claro, por eso no se puede encender, porque podría causar un incendio...

¿Qué hacer entonces? Pues claro, usar el cenicero...

Quizá es que lo miro de otra manera, pero parece un poco contradictorio dejar el cenicero que no se puede usar... con un cartel que indica cómo fumar. Por tanto, creo que ha llegado el momento de crear un concurso de pegatinas para poner en el cenicero y destinarlo a un nuevo uso.

martes, 13 de noviembre de 2007

Retro

Hace unas semanas estuve en el parque Juan Carlos I, y allí estaban estas cometas volando. Aunque después de ver el video me recordaban a otra cosa... y así le puse la banda sonora.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Por la liberación de los peluches...

Poco sabía el osito gigante Bear Parks que su audaz maniobra de sentarse en un asiento reservado para humanos sería el principio de un movimiento civil masivo para reivindicar un tratamiento digno para los peluches, análogo al que 52 años antes Martin Luther King inició para protestar contra la segregación racial en Estados Unidos.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Otra vez el final del arco iris...

Bueno, la verdad es que no. La verdad es que es lo contrario. El otro día llamaron mi atención sobre esta web, en la que hay un arco iris sin final... o al menos que ha puesto a prueba mi paciencia, aunque por lo que he visto el final será siempre diferente.

No es de desacartar que realmente no tenga final... aunque, seguro que es un problema NP-completo demostrarlo... ¿o no?

Los anuncios de TV me recuerdan vagamente a los de Bravia (cuidado, "heavy flash"), aunque tienen menos factor sorpresa.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Bingo de ascensor

Aunque al volver a Madrid he ido a parar a una oficina nueva, falta un poco de desenfado. Aquí no hay futbolines como en Slough.

Pero simplemente es que está todo por hacer... hay muchas posibilidades de poner humor en el trabajo, seguro que cuando la gente se vaya acostumbrando a irse a trabajar a las afueras iremos progresando y habrá más diversión.

Por ejemplo, y comenzando por el principio. Entramos cada día en un ascensor y debemos elegir:

¿El piso de destino? Bueno, algunos pueden escoger porque podrían trabajar en cualquier piso; pero el resto no: nuestro puesto determina nuestro piso. Pero se puede poner un poco de emoción cada vez que se entra en el ascensor (al menos cuatro veces al día, en general).

Es cuestión de pensar en el teclado como en un juego de azar. Cada compañero que venga contigo añade un número al azar al tablero. Y con un resultado como éste


¿Hay alguien capaz de gritar línea? Todos los compañeros de ascensor se quedarán asombrados... pero seguro que sonríen (o no... pero esto añade más incertidumbre al día)

Y para un resultado como éste


¿Hay alguien capaz de gritar ¡Tres en raya!? Es una combinación afortunada (sobre todo si vas al 3, y no te toca esperar los otros pisos...).

De todos modos, el mejor momento está por llegar. Algún día, cuando estéis todos apretados en esos escasos metros cuadrados, alguien terminará de pulsar el último número y se puede gritar ¡Bingo! y dar saltos de alegría... mmm claro que quedaría poco serio, pero de eso se trata.


¿El premio? pues no hay más premio que la victoria... si consigues sonreír, esa es la única recompensa.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Bugatti Veyron

Bueno, ¿os acordáis del Bugatti Veyron de Londres?
Pues ahora se puede ver en acción: una carrera contra un Eurofighter.



La verdad es que en Top Gear (el programa de TV de dónde este video está sacado) saben hacer carreras interesantes... No os digo quien gana para no destriparlo. Y no es la única carrera suya que hay en YouTube. ¿Habrá alguno en Madrid?

sábado, 27 de octubre de 2007

Cenas a ciegas...

La teoría es la siguiente: para resaltar un sentido, es cuestión de eliminar los demás y así se percibe más. En concreto para resaltar el gusto uno come a ciegas... ¿Ficción? ¿Material para un nuevo extraño episodio de CSI? Pues no y sí...

El caso es que estaba yo en el Palace por motivos conocidos y en un determinado momento, en el que mis acompañantes no habían aún llegado, me llamó la atención un folleto de publicidad (al lado de otro que promocionaba el bar del Palace en verano, creo... un poquito pasado ya), voy y me encuentro esto.



Efectivamente, es una cena que se toma con máscara y "con la sola ayuda de un experto sumiller". A pesar de que está en inglés, no nos confundamos, seguimos en Madrid...

Pero claro, esto sería sólo una actividad más si justo el mismo día que se hacía la primera cena se pasaba en la CBS (esta vez ya no es en Madrid... :-) un episodio titulado "A la cart" que transcurre en un ficticio restaurante similar: un restaurante en el que se come a oscuras (por lo que no hace falta máscara), gracias a que los camareros son ciegos y son capaces de orientarse en la oscuridad...

Supongo que para el Palace es una suerte (¿o quizá no?) que ese episodio no se vaya a mostrar en España hasta el año que viene... porque claro, tratándose de CSI, en el restaurante hay un crimen (y difícil de resolver, ya que nadie ha visto nada :-). Pero la verdad, es que comiendo a oscuras es que tus compañeros de mesa pueden hacer cualquier gamberrada... y en CSI casi que las hacían todas (se pueden leer todas aquí, pero debo advertirlo: se cuenta todo el episodio -- incluido el final).

Y para traernos totalmente a la realidad, iTunes ha decidido que la canción que mejor acompaña este momento es la canción: "We all feel better in the dark", de Pet Shop Boys...

Bueno, ya está bien de tanto tiempo sin comentarios... esperemos que esta sea la buena.

Y como veo que la entrada es popular, listo aquí sitios que tienen pueden tener realmente cenas a ciegas:

domingo, 30 de septiembre de 2007

Importantes recordatorios...

Dentro de las imágenes de Vixta, la nueva versión del Escritorio de Fedora Core (una distribución de Linux, para los que no les suene) que imita a Windows Vista, se puede ver el calendario con un importante recordatorio



Véase el original completo aquí. Ellos no tienen la culpa de ser brasileños...

martes, 18 de septiembre de 2007

Juegos (2)

Todo se repite realmente, y en concreto los juegos que se jugaban en Londres se repiten ahora en ¡Amsterdam!

Sólo un par de ellos (y hay unos 15-20 juegos diferentes):

Un juego de fútbol virtual a tamaño de ciudad, "Navball". Es como tirar faltas, pero la fuerza y la dirección de la pelota se determinan por la posición de los jugadores (que son vigilados por su GPS embebida en el móvil) y si el tiro se para depende de la posición de los jugadores de defensa.

Una edición en real del juego de móvil "Snake": dos congas se van dirigiendo a personas sueltas que a su vez se convierten en la cabeza de la serpiente y deben aumentar el tamaño hasta que llega el momento de correr hacia la meta.

Y me repito, ¡a ver cuándo organizamos esto en Madrid!

domingo, 16 de septiembre de 2007

Recuerdos

Durante un cierto tiempo, ciertas partes de Londres siguen reapareciendo aquí en Madrid. Por ejemplo, el cerdo alado, símbolo de la imposibilidad que es vivir en un barco en los canales en Londres, apareció el otro día en una tienda en una tienda, pero esta vez pintado a rayas como expresando aún más la imposibilidad de vivir en un barco en Madrid...

sábado, 15 de septiembre de 2007

Mobile clubbing

Hace un tiempo os describí un evento que suceció en Londres, el mobile clubbing, la verdad es que tenía muchas más fotos y materiales, pero como el evento fue reportado en vivo desde el sitio, luego no me puse con ello y no escribí más. Es un evento en el que todo el mundo se va con su discoteca de bolsillo (iPod o MP3) y a la hora designada, en el lugar designado, se pone a bailar como un loco (un poco al estilo "flash mob").
Desde fuera, suena un poco raro, pero si escuchas música, te parece todo muy natural. En realidad, es como en una discoteca, en la que se baila al ritmo de la música de manera muy flexible. Bueno, he editado un poco el material que tenía en un video de YouTube:


Ahora que ya estoy de vuelta, el otro día en Mobuzz TV mencionaron que en Madrid iba a haber uno parecido el pasado sábado 8 de septiembre. La verdad es que esta vez fue un poco más decepcionante porque había mucha menos gente, pero también más revelador: no llevaba música y había mucha diferencia, no te sentías tan identificado. Se puede ver el efecto en este segundo video:




Además aprendí algo: la resolución de la cámara de mi móvil es demasiado baja... :-( como se puede apreciar en ambos videos.

viernes, 14 de septiembre de 2007

El principio

O el final, o un punto intermedio...

Mi idea es escribir aquí más o menos lo mismo que escribía de Londres, pero de Madrid. No sé si se podrá, al principio empezaré comparando con Londres y luego espero centrarme más en Madrid, ya que las comparaciones son odiosas...